Estética

 

Las soluciones a algunos complejos pueden ser más sencillas de lo que parecen.

Estética facial
Rellenos de arrugas faciales
Engrosamiento de labios
Rellenos y perfilados faciales

Estética dental
Conseguir una dentición más blanca, cerrar espacios entre los dientes, alterar su forma y tamaño o simplemente mejorar el aspecto de la sonrisa son demandas cada vez más frecuentes.
Satisfacerlas requiere no solo de un contacto prolongado y personalizado con el paciente, sino también de una formación específica para no crear falsas expectativas.

Blanqueamiento
El blanqueamiento dental es uno de los tratamientos más demandados en odontología estética. Consiste en aclarar el tono de los dientes, para conseguir una sonrisa más atractiva, mejorando su apariencia y acentuando su belleza natural.
¿En qué consiste?
Existen varias técnicas para blanquear los dientes, que se escogerán en función de las características del paciente. Antes de cualquier blanqueamiento es importante hacer una valoración para saber si el paciente es candidato al procedimiento. Se recomienda realizar antes una limpieza dental profesional para eliminar sarro y manchas superficiales presentes, favoreciendo con esto los resultados del blanqueamiento dental.

Carillas de porcelana
Son finas piezas que se utilizan para recrear el aspecto natural de los dientes, al tiempo que proporcionan una fuerza y una resistencia comparable al esmalte del diente natural. A menudo este es el material de elección para aquellos que buscan hacer ligeras alteraciones de posición, o para cambiar la forma del diente, el tamaño o el color. Este tipo de carillas consisten en la fusión de finísimas láminas de cerámica que se fusionan artesanalmente dando la forma y textura del esmalte. Las carillas de porcelana no necesitan visitas posteriores.

Carillas de composite
Consisten en un material resinoso que se adhiere perfectamente a la superficie dental enmascarando la mala posición de los dientes, la asimetría de la sonrisa, pequeñas fracturas o dientes con coloraciones desiguales. A diferencia de las carillas de porcelana, en este caso las fundas se colocan directamente sobre el propio diente sin necesidad de desgastarlo, pero requieren visitas posteriores esporádicas a fin de retocar algunos aspectos, como el brillo.